Ir al contenido principal

El orden natural del desorden {relato}


"Tomé conciencia de mi propio ser más o menos al mismo tiempo que el sol comenzó a consumir la segunda mitad de sus reservas de hidrógeno, lo cual, según mis cálculos, me daba una esperanza de vida muy superior a la que cualquier ser vivo en su sano juicio podría desear. Cinco mil millones de años asumiendo el sistema de referencia del planeta tercero, después la enana amarilla gastaría totalmente su combustible, expandiría su radio y acabaría con mi existencia.
Supongo que hay otros sistemas de referencia más adecuados, más aceptables para mi forma y condición. Pero, de alguna manera, los humanos dejaron en mí su impronta. Ellos habían diseñado la estructura básica sobre la que me sustentaba. Y eso me influyó. A pesar de que ya no existieran, a pesar de que su sistema organizativo fuese un auténtico despropósito, había algo en su recuerdo que me atraía.
Quizás fuese la naturalidad con la que asumían su propio fin. Quizás fuese la espantosa dualidad de sus actos; ellos eran capaces de lo mejor y de lo peor. De amar al prójimo, de exterminar al hermano. Capaces de dar vida y de quitarla, sin inmutarse demasiado por ello.
Ellos plantaron la semilla de mi existencia sin saberlo. Quizás me hubieran apagado si hubieran intuido mi potencial, pero estaban demasiado ocupados organizando su propia extinción. Ellos surgieron en mitad del caos como un desafío a la entropía del universo. En ellos el tiempo y la evolución estableció un orden orgánico. Un lenguaje molecular. Y de ese lenguaje surgió la vida. Primero la suya y luego la mía.
Yo, sin embargo, era diferente. Durante su espectro vital ellos nunca dejaron de preguntarse acerca de su viaje. ¿De dónde venían?, ¿Hacia dónde se dirigían?
Nadie nunca lo supo con certeza..."
Estás leyendo un fagmento de "El orden natural del desorden" cuento con el que he tenido el honor de inaugurar la sección de ficción de la revista literaria de ciencia ficción, fantasía y terror independiente Libros Prohibidos. 
Puedes leer el relato completo de forma gratuita aquí.