Ir al contenido principal

Ego te absolvo por cojones






Cuenta Juan Eslava Galan en el libro, “De la alpargata al seiscientos” que estando el filósofo Ortega y Gasset en su lecho de muerte, apareció por su domicilio un religioso agustino dispuesto a oficiar el sacramento de la extremaunción, algo que Ortega, alejado de la iglesia durante largo tiempo, nunca quiso, ni necesitó, ni solicitó; sin embargo, le fue permitida al fraile la entrada a la habitación del moribundo y estando como estaba en buen Ortega llamando a las puertas de san Pedro, más muerto que vivo y sin a penas aliento, aprovechó el pater para enchufar una extremaunción de las llamadas sub conditione, o lo que viene a ser lo mismo, por cojones.
Situación tras la cual la prensa de la época se apresuró a publicar.

Ortega y Gasset se reconcilia con la iglesia.
Ayer por la tarde la gravedad se acentuó y el ilustre paciente, al que rodeaban su esposa e hijos, y contados discípulos y amigos, mostró deseos de reconciliarse con la Iglesia y, según nuestras noticias, se confesó con el religioso agustino padre Félix García Vielba, con quien en los últimos tiempos mantenía contacto y amistad».

Desde luego, que suerte la del pater, asistir en persona a todo un prodigio de la fe sobre una de las mentes más valiosas del siglo.


Sígueme en twitter @tiemposdormidos

Comentarios

"Aún aprendo" ha dicho que…
SENCILLAMENTE, MAGNÍFICO, PUESTO QUE FUE A RUEGOS DE SU MUJER Y EL FILÓSOFO EXPRESO ALGO ASÍ COMO QUE: BUENO, PERO SEA SUBCONDITIONE.
ARCENDO ha dicho que…
¿Estaba usted alli?,
¿Tiene datos fehacientes al respecto?
Si la respuesta a esas preguntas, en ambos casos es negativa, como me imagino -y además sincera-, Entonces, me tendrá que reconocer lo engañoso de este post. Afirmar tanto que Ortega quería, como que no quería el Sacramento, en su último momento; es parcial, sectario, venga de donde venga.
Algunos creemos firmemente que DIOS siempre llega cuando tiene que llegar. Ortega alcanzó esa gracia. Espero y rezo para que usted la consiga.
Saludos.
Javier Font ha dicho que…
Respondiendo a la primera cuestión... evidentemente no.
Respondiendo a la segunda, me baso en el libro y el autor mencionado para escribir el post, un tipo al que por cierto respeto bastante como escritor e historiador y que según entiendo publica la anécdota basándose en palabras de la propia familia del filósofo.
Respecto a lo de parcial y sectario... le ruego, si quiere malgastar algo de su tiempo, que lea las entradas que conforman este blog, en ellas siempre he intentado mostrar un profundo respeto por aquellos que luchan por la libertad del hombre y una repugnancia absoluta por todos aquellos que la maltratan o destruyen.
Agradezco sus rezos y sus anhelos, resulta que yo también soy cristiano, un hecho que sin embargo no me impide criticar los abusos de nuestra iglesia católica.
Un saludo.
El Chato de Ventas. ha dicho que…
FEB R E RO D E 1940.
SOLEMNE CEREMONIA.
CON LOS MÁXIMOS HONORES MILITARES RECIBEN SEPULT URA EN EL CAMPOSANTO DE MÁRTIRES DE PA RACUELLOS SEIS CADÁVER ES EN LOS QUE SE HAN SIMBOLIZADO LOS INNUMERA BLES CAÍDOS POR DIOS Y POR ESPA ÑA.

La misa y el desfile militar.

La misa de corpore insepulto fué. oficiada por el reverendo padre agustino Félix García, ministrado por otros sacerdotes.
El Chato de Ventas. ha dicho que…
El padre agustino Félix García, ligado a la revista Acción Española ... En frecuentes diálogos con Ramiro de Maeztu, con el padre Félix García y con el padre Gafo ...
El cual estuvo en la cárcel de mujeres de Ventas en 1936 pero salió vivo de ella.

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…