Ir al contenido principal

Ego te absolvo por cojones






Cuenta Juan Eslava Galan en el libro, “De la alpargata al seiscientos” que estando el filósofo Ortega y Gasset en su lecho de muerte, apareció por su domicilio un religioso agustino dispuesto a oficiar el sacramento de la extremaunción, algo que Ortega, alejado de la iglesia durante largo tiempo, nunca quiso, ni necesitó, ni solicitó; sin embargo, le fue permitida al fraile la entrada a la habitación del moribundo y estando como estaba en buen Ortega llamando a las puertas de san Pedro, más muerto que vivo y sin a penas aliento, aprovechó el pater para enchufar una extremaunción de las llamadas sub conditione, o lo que viene a ser lo mismo, por cojones.
Situación tras la cual la prensa de la época se apresuró a publicar.

Ortega y Gasset se reconcilia con la iglesia.
Ayer por la tarde la gravedad se acentuó y el ilustre paciente, al que rodeaban su esposa e hijos, y contados discípulos y amigos, mostró deseos de reconciliarse con la Iglesia y, según nuestras noticias, se confesó con el religioso agustino padre Félix García Vielba, con quien en los últimos tiempos mantenía contacto y amistad».

Desde luego, que suerte la del pater, asistir en persona a todo un prodigio de la fe sobre una de las mentes más valiosas del siglo.


Sígueme en twitter @tiemposdormidos