Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Las Vegas antes de ser Las Vegas

En mil ochocientos veintinueve el español Antonio Armijo partió de Santa Fe, en lo que hoy es el estado de Nuevo México, al mando de una expedición con cien mulos y sesenta hombres, con la intención de cruzar medio Estados Unidos y abrir una nueva ruta comercial con California que atajara y evitara recorrer el desierto de Mojave y el peligroso Death Valley; tres meses después de su partida, con algunos mulos menos pero sin haber perdido un solo hombre, atravesó un valle repleto de manantiales surtidos por un afluente del río Colorado; la presencia de agua otorgaba a la ribera un color verde muy diferente al del desierto que la expedición acababa de cruzar; cuando le pidieron a Armijo que diera nombre a las nuevas tierras, no se podía ni tan siquiera imaginar la que liaría la mafia y la pasión por el juego del americano medio en aquel lugar alejado de la mano de Dios poco más de un siglo después, “Las Vegas” dijo el bueno de Antonio, antes de continuar su camino con sus mulos y sus hom…

El país encarnado en una madre.

Ella escucha, sin saberlo es como un país entero encarnado en una madre, posa con el sol colándose entre la multitud y deslumbrando su cara, es joven por dentro y vieja por fuera, porque la vida es dura en el campo, y los hijos y los partos envejecen, está distraída o pensativa, nadie lo sabe, oye las palabras el político que se dirige al gentío y sostiene a un niño contra su pecho, con fuerza, con la camisa abierta, con la teta al alcance del pequeño para saciar su hambre infinita, a su alrededor otros escuchan, otros atienden las palabras que se lleva el viento, palabras que anteceden a la tempestad, cinco niños la rodean, también una joven de rostro asustado que no puede evitar aterrarse ante lo que escucha, ante lo que viene…


*La foto la tomó en Badajoz el fotógrafo cofundador de la agencia Mágnum, David “Chim” Seymour antes de la guerra, entre mayo y abril de 1936.

¡HAMBRE!

Cuando un cuerpo no tiene con qué alimentarse, primero usa la glucosa que almacenan la sangre y los tejidos, poco a poco es consumida hasta que, al agotarla, el organismo comienza a tirar del glucógeno del hígado y de los músculos; el glucógeno es una sustancia de reserva fácilmente metabolizable que permite al organismo humano mantener unos niveles de azúcar imprescindibles para el correcto funcionamiento de órganos tan importantes como el cerebro; si la ausencia de alimento persiste, el tercer elemento químico en la lista de emergencia son las grasas, que tienen un elevado potencial energético pero dejan unos productos metabólicos tóxicos que deben ser eliminados; son los cuerpos cetónicos, y en elevada concentración en sangre causan un problema llamado cetosis y una desregulación en el equilibrio del PH; cuando se acaban las grasas, el organismo roza continuamente la hipoglucemia y la persona está apática, muy cansada, irritable y postrada; si sigue sin ingerir alimento comienza a …

Si usted fuera mi marido...

Lady Nancy Astor fue la primera mujer en ocupar un sillón de la Cámara de los Comunes del Parlamento Británico, inteligente, irónica, rica, noble, profundamente anticomunista y antisemita, fue también  una furibunda conservadora y defensora de la prohibición del alcohol; quizás por eso sus broncas en el parlamento con Winston Churchill fueron sonadas, se dice que en una ocasión llegó a decirle al Primer Ministro “Si fuera usted mi marido le envenenaría el te”, a lo que el señor Churchill, contestó, “Señora; si fuera usted mi esposa, ¡me lo bebería!”.

Aún estoy vivo...

Todos dicen que el viejo Owen está loco, los años y la mar han resquebrajado los pilares sobre los que se asentaba su razón, han oxidado sus mamparos, han carcomido sus cuadernas, han arrancado el velamen de su arboladura y dejado su sesera sin gobierno, al capricho de las corrientes y los vientos. Todos dicen que está loco, porque por las noches, cuando los hombres duermen, el viejo a veces salta como activado por un resorte, aterrado despierta con cara de fantasma y grita, aúlla como un lobo en celo, tiembla empapado en sudor, se acerca a los cristales de su ventana, desde donde mira la oscuridad inmensa del océano y exclama. -Aún estoy vivo hija de puta. El viejo Owen sabe que todos creen que está loco, pero le importa una mierda, pueden irse al infierno, piensa y después rebusca, primero en su armario y luego bajo su colchón, una lata de conserva, una pieza de pan duro y una botella de wisky escocés, el infierno es un lugar que conozco bien, no tiene hambre, simplemente aferra la …

Stephen Hawking y la lotería nacional.

En 1995 la revista “The face” se puso en contacto con el físico Stephen Hawking para preguntarle si conocía alguna fórmula para viajar en el tiempo, no tardaron en recibir la siguiente respuesta: 
“Gracias por su reciente fax. No tengo ninguna ecuación para viajes en el tiempo. Si la tuviera, ganaría la lotería nacional cada semana. S. W. Hawking” 



Historia vía "Letters of note"

El buen ciudadano k

Para respetar el silencio de su sepulcro, el ciudadano K permanece quieto, casi inerte, admitiendo únicamente el sonido de su propia respiración, con su cuerpo congelado por voluntad propia, su ser parece levitar suspendido en mitad de una atmósfera espesa, densa, acolchada, un lugar donde cada movimiento supone un quejido, una molesta fricción, un lamento distractor inoportuno, un siete en el manto blanco que envuelve su alma, en su maravillosa, protectora y perfecta nada.
El ciudadano K cierra los ojos y al perderse en la negrura de sus párpados, el resto de sus sentidos se agudizan, despiertan y exigen un pedacito de atención por parte de su aséptico cerebro; siente el rozamiento de la camisa almidonada sobre el final de su nuca, el olor a humedad sobre la ventana, el aroma a metal caliente y a carbón en combustión de la estufa, el regusto a plomo en el trago de agua recién deglutido; suspira, chasca la lengua y piensa nervioso, ¿y si después de todo, no hay nadie, y si su denuncia…