Ir al contenido principal

Pedazos de mundo cruel


En ocasiones, el dolor tiene testigos, se puede recoger, capturar y transportar, se puede imprimir y mostrar al mundo, se puede susurrar al oído del ser humano, sin palabras, sin eufemismos, sin manipulaciones, se puede clavar en el alma de las personas con alma, y puede ser escuchado y comprendido, alto y claro, transmitido como un puñetazo en la cara.
Así, cuando James Nachtwey acciona el disparador de su cámara, es capaz de recoger un pedacito de infierno y transportarlo hasta el confortable salón de tu casa, para que puedas oír alto y claro el sonido de los machetes de Ruanda, puedas oler la muerte en las fosas de Mostar, o sentir el último aliento de un hombre reducido a la categoría de esqueleto en Sudan; mirando sus fotografías entiendes fácilmente que, si el mundo es una mierda, no va a dejar de serlo sólo por cerrar con fuerza los ojos.


“...en Guatemala, el gobierno central, controlado por una oligarquía de descendientes de europeos, estaba comenzando una política de tierra abrasada contra una rebelión indígena, y vi una imagen que reflejaba la historia de América latina, la conquista mediante la combinación de la biblia y la espada...”


“...esta es una escena de lucha casa a casa en Mostar, vecino contra vecino, un dormitorio, el lugar donde la gente comparte su intimidad, donde la vida misma es concebida, se convirtió en un campo de batalla...”


“...soy testigo, y quiero que mi testimonio sea honesto y sin censura, también quiero que se poderoso y elocuente, y quiero hacerle tanta justicia como sea posible a la experiencia de las personas a las que fotografío; este hombre estaba en centro de alimentación de una ONG, se le ayudaba tanto como era posible; no tenía nada, era virtualmente un esqueleto y sin embargo aún podía reunir el coraje y la voluntad para moverse. No se había rendido, y si él no se rindió, ¿cómo podía cualquiera en el resto del mundo siquiera pensar en perder la esperanza?...”


 “...en 1994, después de cubrir la elección en Sudáfrica, vi la ascensión de Nelson Mandela y fue lo más alentador que jamá haya visto, ejemplificaba lo mejor que podía ofrecer la humanidad, al día siguiente partí a Ruanda y fue como coger un ascensor al infierno, este hombre acababa de ser liberado de un campo de muerte Hutu, me permitió fotografiarlo bastante tiempo, e incluso giró su cara hacia la luz, como si quisiera que lo viera mejor, creo que sabía lo que las cicatrices de su rostro le dirían al resto del mundo...”


“...la huella de un hombre quemado bajo su propio techo, la imagen me recordó una pintura rupestre, y reflejó lo primitivos que somos en muchos aspectos...”


“...en Grozni encontré un chico de un orfanato local, vagando por el frente de batalla...”


Comentarios

Javier Sanz ha dicho que…
Cada foto es una historia, en este caso dura y cruel y, lamentablemente, reflejo de la realidad humana.

Un saludo
Javier Font ha dicho que…
Condición humana supongo, testimonio que es conveniente no olvidar, un saludo javier.
guillermo ha dicho que…
Impresionantes fotografías que, como bien dices, transmiten el dolor como "un puñetazo en la cara".

Lo que desgraciadamente ocurre la mayoría de las veces es que nos apartamos para que a nosotros no nos duela.

Un saludo Javier.
Javier Font ha dicho que…
Es humano apartarse, mirar hacia otro lado, aunque lo bueno de este tipo (Nachtwey) es que sus fotografías, una vez vistas son difíciles de borrar de la retina, se quedan ahí jodiendo la marrana un buen rato y recordándonos (aunque no queramos),cómo es este mundo para muchos de sus habitantes.

Un saludo Guillermo.

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…