Ir al contenido principal

Juego limpio





Manuel nunca ha sido hombre beato, ni falta que le hace, si el cura dice que matar franceses no es pecado a él le basta, suficiente, habrá que fiarse, que para eso es el representante de Dios en la tierra, o su subalterno, no queda otra, y a fe que el hombre de la sotana lo tiene claro, claro como el agua clara, al viejo párroco cada vez que alguien le menta aquello de la liberté, la egalité y la fraternité, se le mudan los colores de la cara, salen espumarajos por su boca y se hinchan las venas de su cuello, como poseído, como dispuesto a ir hasta Paris para cortarle las pelotas al mismísimo Napoleón; normal, después de todo, dicen que los franchutes saquean iglesias, le cortan la cabeza a los santos para hacer pisapapeles y mean sobre los relicarios, los muy cabrones, el cura habla, invoca el deber del buen cristiano mientras Manuel, el único hombre tranquilo entre la multitud, saca papel de fumar y lía un cigarrillo de picadura, sin prisa pero sin pausa lo mete en la boca y repasa punto por punto los motivos que le han traído hasta aquí, a las puertas del convento de carmelitas de Manzanares, donde el general Liger-Belair ha improvisado un hospital de campaña para los bastardos que ayer se hicieron pupa mientras quemaban hasta los cimientos Valdepeñas; no es muy listo el generalote, no conoce a los Españoles, a los que llama despectivamente Manolos, se ha largado con el grueso de su tropa, a conquistar Andalucía, siguiendo los pasos de Dupont y ha dejado atrás un pequeño destacamento, minúsculo, al cuidado de los suyos, un rebaño de lobos heridos en mitad de una multitud de ovejas encabronadas, ¿o es al revés?, es igual, pintan bastos para los franchutes, los mismos que ahora se atrincheran acojonados tras la tapia del convento amenazando con volar la tapa de los sesos al que se acerque demasiado.

Es inútil, es cuestión de tiempo, Manuel lo sabe, los niñatos imberbes que custodian la puerta la cagarán antes o después, apretarán el gatillo y sólo entonces se darán cuenta de que no tienen balas para todos, fuma, una calada larga, mientras mira sombrío, sabe lo que viene, el auténtico motivo por el que se encuentra aquí, cierra los ojos, escucha vivas a Fernando VII, muertes a Napoleón, los mismos gritos que no hace demasiado escuchó en Madrid, poco antes de que los dragones, coraceros y mamelucos dieran gusto a sus sables, construyeran pirámides de cadáveres en la montaña de príncipe pío, hoy no va a ser así, hoy están en minoría, mañana Dios dirá; mientras fuma recuerda sin problemas el olor irritante de la pólvora, la visión oscura de las tripas de los hombres y las mujeres, la sangre pegajosa bajo sus botas, Manuel sabe por lo que está aquí, el árbol negro que desde aquel día ha crecido en sus entrañas, cuidadosamente alimentado, primorosamente regado, odio en estado puro, espera tranquilamente, cuando por fin suena el primer disparo, es como la señal de salida de una carrera a ninguna parte, la multitud se abalanza, él escucha media docena de tiros más y se pone en movimiento, en segunda fila, que será vengativo pero no gilipollas, abre su navaja albaceteña y salta la tapia, se cuela en el hospital convento y se da de bruces con un joven oficial médico de bigotazo y patillas pobladas que intenta poner orden en el caos, sin mediar palabra se le acerca por detrás y le hunde la navaja en el cuello, en las tripas, se salpica con su sangre mientras una tupida niebla roja inunda su alma, venganza piensa, que rica sabe, respira, sonríe, observa al personal entrando en el pabellón donde los heridos descansan en catres improvisados, algunos se resignan, otros intentan huir, uno por uno son degollados, sin piedad, sin cuartel, desde el convento carmelita de Manzanares se envía un mensaje claro a los ejércitos imperiales, si después de saquear y quemar ciudades esperan juego limpio en estas tierras, van de cráneo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…