Ir al contenido principal

Declaración de intenciones.



Este es un blog pequeño, escrito por un leísta profesional que no para de dar patadas a la ortografía y firma con su nombre auténtico, que hace demasiado tiempo que no intenta ser portada de menéame ni de ningún otro puñetero agregador de noticias, que no tiene intención de sentar cátedra, ni de convertirse en una especie de noticiero de la historia, en este lugar habitan mitos, leyendas, mentiras y medias verdades, historias terribles y bellas, tipos que nunca existieron, seres que por desgracia sí, es un lugar en el que con menor o mayor pericia su autor novela las historias que llegan a sus ojos y oídos, con la licencia del que mezcla realidad con fantasía, no soy un profesional, no soy un historiador, no soy un periodista, no quiero serlo, escribo todo lo rápido que mi auténtica profesión me permite y corrijo lo escrito lo justo, siempre a la carrera, siempre intentando meterme en pellejo de quienes sufrieron en sus carnes los vaivenes de éste mundo cruel, no quiero quince minutos de fama, me importa un carajo si me leen diez o diez mil, aunque me asusta recibir más visitas en dos horas que en un puto año y medio, solo aspiro a pasar un buen rato escribiendo, a tener un mínimo de calidad, a ser honrado conmigo mismo, a entretener a los amigos, a aquellos que decidieron enlazarme, me importan una mierda las fuentes que tipos con sobrenombres tan dolorosamente reveladores como “lobo estepario” o “lascivo” consideran tan esenciales, me importa un pimiento si algún artista del menéame considera que soy infantil o idiota, me la suda el karma, me la suda su karma, la historia que cuento abajo me pareció bella y punto, no se el nombre del tramposo ni de la ciudad donde ocurrieron los hechos, no sé si era un torneo de exhibición o un campeonato mundial, no conozco los detalles, no sé si es cierta o no, no quiero saberlo, me dolería en el alma que fuera mentira casi tanto como que la gente me tomara demasiado en serio.

PD, muy bueno migui, lo del banco de atunes...

Un saludo.