Ir al contenido principal

Pedacitos de mentira




Cuando Misha habla, los corazones se encogen, cuando Misha recuerda, los hombres de bien suspiran, se preguntan por el oscuro escondite en el que reside tanto odio y tanta capacidad de supervivencia, cuando Misha escribe sus memorias, ordena sus pesadillas, las pinta de color negro sobre blanco y cuenta una odisea, la historia de una niña en un mundo del revés, en el que los hombres se comportan como lobos y los lobos como hombres, el relato de un largo caminar, el lento deambular de una niña por una Europa en ruinas, hacia el Este, en busca de unos padres deportados por la locura nazi, con la única compañía de unos lobos, una brújula y el deseo imposible de recuperar una vida perdida.

Misha De Fonseca cuenta una biografía increíble, terrible, “sobreviviendo con lobos” es un compendio de recuerdos infantiles transformados en palabras que llegan a miles de personas, que se convierten incluso en una película de ésas que acaban con el rótulo “basado en hechos reales”, relatan el holocausto del hombre por el hombre, intentan explicar lo inexplicable, hacen que sus lectores se echen las manos a la cabeza y se pregunten cómo es posible que una niña sobreviva en el infierno.

Plas, plas, plas, aplausos, bravo por Misha, una superviviente, una luchadora, una pena que Misha no sea Misha, sino Monique, una pena que las realidades a veces se construyan con pedacitos de mentira.

Y es que cuando Monique busca en su memoria encuentra recuerdos que nunca existieron, cuando bucea en su pasado, la realidad y la imaginación se fusionan, se convierten en una extraña amalgama de desesperación, sueño e imaginación; sufrimiento ajeno mezclado con el propio, donde la delgada línea roja del recuerdo se borra intencionadamente, se sustituye por fantasía; una mentira menos dolorosa que la puta realidad; porque en el mundo de Monique los lobos se comen a las niñas, se relamen ante su carne tierna, en el mundo de Monique, los héroes de la resistencia se quiebran cuando les inflan la cara a hostias, se pasan al enemigo, en el mundo de Monique una biografía asombrosa vende más que una novela de ficción, en el mundo de Monique los malos ganan, es más difícil vivir, sobrevivir; más fácil engañar, más difícil comprender el extraño mecanismo que rige el ama humana.

Comentarios