Ir al contenido principal

Los extraterrestres hablan ruso




Bien mirado, la Vostok 1, no es mas que un pequeño cascarón metálico, una especie de lavadora con alas desde la que, a trescientos kilómetros de altura, Yuri Gagarin mira atónito un mundo azul y casi maldice a sus ojos por tener que pestañear, por hacerle perder durante milésimas de segundo la visión que se muestra ante él, la misma por la que ha jugado su vida a rojo o negro.

Abajo, en la gran madre patria, el azul desaparece, adquiere tonalidades mucho mas grises, en ése momento algunos de sus jefes ya lustran sus medallas y planchan sus uniformes, frente al espejo ensayan la mejor de sus sonrisas y la más dolorosa de sus muecas, que nunca se sabe que deparará el futuro, festival o funeral, cara o cruz, héroe nacional o palmadita en la espalda a una madre desconsolada.

Es lo que tiene, el privilegio de mirar el mundo con los ojos de Dios, una mota de polvo en el aire, que gira y flota consciente de su pequeñez, que en un momento dado tras casi hora y media orbitando el planeta, traga saliva y comienza un descenso en picado desde la negrura, una montaña rusa sin frenos donde el piloto sabe que si algo puede salir mal, sin duda saldrá mal, la ley de Murphy aplicada al espacio sideral.

Cuando los retrocohetes se accionan, la tostada se cae de lado de la mermelada, el destino juguetón decide tocarle las pelotas a Yuri, el módulo de reentrada se queda enredado por unos cables al resto de la nave y comienza a girar como una peonza con un ser humano dentro, a través de la minúscula ventana el sol sale y se pone mil veces en un baile desquiciado mientras las tripas de cosmonauta, presas de la energía cinética a punto están de salir de su cuerpo a dar un paseo, la tierra se hace grande y la atmósfera enciende la nave, el ruso cabalga sobre un clavo ardiendo en caída libre, hasta que los paracaídas frenan el artilugio y se enciende la lucecita indicadora de la eyección, casi sin tiempo para respirar, la catapulta entra en acción y el piloto sale despedido de su coctelera, colgando de un trozo de tela salvador, el primer hombre en orbitar la tierra, al final se posa sobre la llanura siberiana de una pieza, de milagro.

Así, con su mono naranja y su casco blanco, tras un parto complicado, nace un nuevo héroe sobre la tierra rusa, mareado y vapuleado, el hombre de las estrellas consigue ponerse en pie y antes de que lleguen sus compañeros, se encuentra con una campesina que poco sabe de vuelos orbitales.

-¿Viene usted del espacio exterior?

Yuri por un momento duda, aún tiene que digerir lo vivido, por fin contesta.

-Ciertamente si.

Hay que joderse, la mujer alucina, hasta los extraterrestres hablan ruso.

Comentarios

guillermo ha dicho que…
Genial Javi.
Tus relatos no solo se leen, se disfrutan.
...Y se vuelven a releer para disfrutarlos de nuevo.
Un saludo.
Javi ha dicho que…
Gracias Guillermo, por tu visita y por tu apoyo.

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…