Ir al contenido principal

El Bulldog del Señor




Carry Amelia Nation es el bulldog del Señor y tiene malas pulgas, a los pies del altísimo corre y olisquea enseñando los colmillos, gruñe, detecta el rastro de los pecadores y arremete contra ellos ladrando y mordiendo sobre sus partes blandas, disfrutando con cada dentellada, relamiéndose de gusto con el olor del whisky derramado sobre el asfalto al amanecer.

Temblad bebedores, temblad destructores de almas, porque Carry está con Dios y Dios está con Carry, en cada uno de sus ciento ochenta centímetros de altura y ochenta kilos de peso, protegiéndola, señalando su camino, susurrándola al oído mandatos divinos imposibles de rechazar.

-Levántate, coge un hacha y una Biblia, ve a Wichita y destroza sus tabernas.

Dios podría mandar hordas de ángeles vengativos sobre las licorerías, podría hacer caer toneladas de lava incandescente sobre sus barras y sus camareros, podría convertir el “whisky on the rocks” en cerveza sin y el “Gin tonic” en zumo de piña con pajita, podría ser vengativo y torturar a los alcohólicos tertulianos con canciones de Ramoncín, pero hoy esta cansado del Ser Humano y duda entre mandar una plaga o directamente a Carry.

A tomar por culo, cuando la pía mujer se presenta en el Dobson´s Saloon sus ojos están pintados de rojo y hay gente que jura ver un halo blanquecino sobre su cabeza, con sus músculos en tensión está dispuesta a meter una manita de hostias al diablo, como un púgil preparado para la lucha, entra en el garito y saluda a sus pecadores.

-Hombres, estoy aquí para salvaros de vuestro destino de borrachos.

Acto seguido comienza la acción, que los salmos y las plegarias están bien pero lo que realmente pone a Carry es lo de repartir estopa, las mesas vuelan, los vasos y las jarras se estrellan contra el suelo, haciéndose añicos como la voluntad de los hombres a los que narcotizados, saca del Saloon a base de patadas en el culo.

La ira de Dios arremete contra las barricas de roble, que revientan y derraman su contenido como una fuente del diablo, bañando el suelo y emborrachando a las cucarachas, filtrándose por las alcantarillas, correteando hasta el infierno para ser entregado de nuevo al demonio, para alejarlo de la débil fragilidad humana.

Ríe, aúlla, canta, sus seguidoras exclaman ¡aleluya! y hacen colectas para que cuando llegue la autoridad, puedan pagar su fianza y sacarla de la cárcel, Carry A Nation se hecha la nación a las espaldas y lucha por la instauración de la ley seca, consigue que en todos los tugurios del país cuelgue un cartelito que dice así:

“Todas las naciones son bienvenidas, todas menos Carry”

Comentarios

Markos ha dicho que…
Yo sigo pensando que su acción fue mi contraproducente. Me imagino a los clientes de la taberna viéndola con la cara desencajada y obligándose a pegar otro trago de whisky para poder soportar tan aterradora visión :-D
Salu2
Javi ha dicho que…
Como diría Barnie de los Simpsons, ¡Que me lo metan por vena!...

Saludos y gracias por tu visita.

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…