Ir al contenido principal

Cronicas desde Berlín




“Berlín, 21 Agosto 1934, Crónica de Eugenio Xamar para el diario Ahora.

Si los cuatro millones y pico de ciudadanos alemanes que votaron ayer contra Hitler hubieran sabido que iban a ser cuatro millones y pico, probablemente en lugar de ser cuatro millones y pico hubieran sido muchos más de cuatro millones y pico. Y si el organizador de la propaganda hubiese sospechado que la suma de sufragios negativos iba a ser tan elevada, es seguro que hubiera intensificado la propaganda aún más, y en este caso la suma de dichos sufragios hubiese sufrido, sin ningún género de duda, una disminución correspondiente.

Pero en fin el escrutinio ha sido secreto y sus resultados son conocidos. Ha votado casi el 96 por 100 del censo, proporción que casi equivale a la totalidad del mismo. Abstenerse hubiese sido delatarse, y nadie ha querido hacerlo. Han dicho que si, esto es, que les parece bien que Hitler sea Jefe de Estado y Canciller al mismo tiempo, una masa imponente de ciudadanos. Exactamente 38.362.760. Han dicho que no, una minoría respetable de alemanes. Exactamente 4.294.654. Muy elevado relativamente -872.296- ha sido esta vez el número de papeletas nulas, algunas de las cuales han sido utilizadas por sus depositarios, fieles a una vieja tradición electoral, para decirle cosas desagradables al candidato enemigo, en este caso Hitler, escudándose en al anónimo protector.”

(…)

“Cuatro millones de alemanes se han declarado en secreto contrarios a Hitler, a su persona y a su política. Pero 38 millones se han declarado a favor y de estos, dos tercios, quizás más, sin reservas mentales de ningún género. Este resultado, a los cincuenta días de la espantosa matanza del 30 de Junio, indica hasta que punto es inconmovible el prestigio de Hitler, el hombre del cual esperan milagros la mayoría del pueblo alemán.”

Eugenio Xamar. Crónicas desde Berlín (1930-1936). Editorial Acantilado.

Comentarios