Ir al contenido principal

Piernas de hojalata




A cuadros se debieron quedar los alemanes que custodiaban los cielos del norte de Francia el 9 de agosto de 1941 cuando, tras celebrar con júbilo el derribo de un caza Spitfire inglés vieron al tipo que lentamente descendía con su paracaídas desde las alturas, menudo, con ojeras y tez mortecina, al llegar al suelo aquel individuo no pudo ni tan siquiera intentar emprender la huída, no tenía piernas.

Douglas Bader, o tin legs como le llamaban sus colegas no era un piloto del montón, era un as del aire que había derribado nada mas y nada menos que a 23 aviones enemigos en los meses anteriores, y todo ello a pesar de su minusvalía, Douglas había perdido las dos extremidades inferiores en 1931, mientras hacía el cabra y vacilaba haciendo acrobacias aéreas delante de los jóvenes cadetes a los que en teoría instruía, salvó el pellejo de milagro y tras una penosa recuperación en la que nadie daba un duro por él pidió reincorporarse a su oficio, no le dejaron al principio, pero más tarde, para desgracia de la Luftwaffe le pusieron un par de patas de palo y le mandaron a la lucha.

No tardó en estrellarse por segunda vez, solo que en esta ocasión salió indemne, y debía ser muy jodida la carestía de pilotos que tenía la RAF , porque a pesar de ése currículo le confiaron un tercer avión.

Y cuando por fin se adaptó, resultó que el tío era un hacha, por lo visto, en los giros extremos aguantaba mejor los problemas que tenían otros pilotos, que sufrían perdidas de visión transitoria por irse la sangre de la cabeza a los pies, cuando estazó su tercer y último avión, esta vez obligado, ya se había hecho un nombre entre sus captores, que le trataron con cierto respeto y admiración, hizo buenas migas con el general alemán Adolf Galland, hasta tal punto que éste permitió que un aparato inglés sobrevolase Francia con el único objetivo de lanzar en paracaídas unas piernas ortopédicas para su amigo, que las había perdido durante el derribo.

De esta manera el bueno de Douglas recuperó la movilidad perdida y lo celebró inmediatamente fugándose del campo de prisioneros que le retenía, fue capturado y al poco lo volvió a intentar, varias veces, hasta que los alemanes se hartaron y le requisaron de nuevo las piernas.

Cuando fue liberado del campo de prisioneros de Colditz, en la primavera de 1945 tenía unas cuantas cosas que contar a sus nietos, a pesar de estar lisiado y ser morfinómano (fruto de los dolores causados en su primer accidente), había destrozado 26 aviones (25 alemanes y tres británicos), se había fugado de mas de media docena de prisiones y estaba vivo y coleando, era sin duda un mito.

Comentarios

Résped ha dicho que…
Piernas de hojalata y corazón de acero, supongo.

(cómo odio los cptcha)
Javi ha dicho que…
Y unos huevos como los del caballo del general Espartero, supongo.

Gracias por la visita résped

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…