Ir al contenido principal

La huída de Agatha




El coche de Agatha Christie apareció un 3 de Diciembre en una cuneta cerca de Newlands Corner, el típico paraje ingles donde las verdes colinas lo inundan todo, se extienden hasta el horizonte casi fundiéndose con un cielo perpetuamente grisáceo, el bello Morris Cowley parecía extraído de una de las novelas de su dueña, intacto y solitario, testigo mudo de misteriosos eventos, consiguió hacer saltar las alarmas de medio país.

La reina del crimen había desaparecido, se había volatilizado tras besar dulcemente a su hija Rosalind la mañana de ése mismo día, la ficción hecha realidad, pero sin orondos detectives belgas con la cabeza ahuevada y bigotes kilométricos, la policía que se ve en un aprieto, los ojos de medio mundo se fijan en ellos y la investigación comienza con un claro sospechoso, Archie Christie el infiel esposo de la escritora.

Los rumores se disparan conforme van pasando los días, las palabras suicidio y asesinato salen de la boca de la plebe continuamente, los dedos señalan y agobian a Archie, se dice que la policía ha pinchado su teléfono, que siguen y acosan a su amante, una tipa llamada Nancy Neele a ver si la pillan en un renuncio.

Hasta el propio Sir Arthur Conan Doyle interviene en el asunto, el padre de Sherlock, es un poco friki y le vuelven loco los mediums, se hace con un guante de Agatha, se lo manda a su espiritista favorita que pone los ojos en blanco y se equivoca por enésima vez, pasan los días y nadie consigue nada, los peores presagios comienzan a tomar forma hasta que, tras once días de misterio, la reina de la novela negra aparece vivita y coleando en un balneario de Harrogate, en Yorkshire, un hotelito con spa donde se ha inscrito con nombre falso y el mismo apellido de la mujer que le pone los cuernos.

Ahí queda eso.

La gente se enfada, se han quedado sin su dramático final, piden explicaciones que nunca recibirán, los auténticos motivos que la empujaron a coger las de Villadiego se los llevó Agatha a la tumba, nunca habló de ello, nunca volvió a tocar el tema.

Si hubo varias explicaciones oficiosas, que si fue un correctivo para su esposo, que si la muerte de la madre la condujo a un estado de bloqueo y amnesia, que si fue una excelente campaña publicitaria para “El asesinato de Roger Ackroyd” el libro que por aquel entonces petó las librerías, nadie lo sabe, sólo la protagonista, la más famosa escritora de libros de misterio, que en Diciembre de 1926 quiso poner un poco de intriga a su propia existencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…