Ir al contenido principal

La bolsa o la vida




No se quien dijo que las burbujas económicas sólo se someten a dos reglas, la primera es que existen, (aunque los que se forran a su costa juren por la gloria de sus madres que no es así), la segunda es que explotan, da igual los medios que se empleen para evitarlo, ningún globo se puede inflar eternamente, es un hecho misterioso que a pesar de su obviedad es más fácilmente entendible por un niño de tres años que por muchos inversores, los mismos que cuando el asunto hace “puff!” claman al cielo buscando venganza por su mal fario.

El 24 de octubre de 1929 fue jueves y negro, ése día salió a la venta el primer y más famoso fascículo de una colección de libros llamada “como joder en 24 horas tus ahorros en bolsa”, interesante serie que se edita periódicamente, cada tres o cuatro lustros, impepinable, cíclica y a la que nunca faltan compradores, tradición mantenida de padres a hijos, de abuelos a nietos, toda la vida currando para cambiarlo por cuatro papelitos, papel higiénico de lujo, la misma piedra desgastada a base de tropezar con ella.

Y el caso es que al final siempre hay un grupo selecto listillos que salvan el culo a tiempo, que recogen el velamen antes de la tormenta y luego hacen frases que pasan a la historia, como la que dijo el patriarca de los Kennedy , Joseph Patrick Kennedy Senior, al vender buena parte de sus valores en bolsa justo antes del crack del 29, “cuando hasta el limpiabotas te aconseja invertir en esta o aquella acción, es que el mercado está inflado”.

Y tanto, los locos años veinte llevaron un desquiciado proceso especulativo a la bolsa, era tremendamente común el pedir créditos bancarios para financiar hasta 2/3 partes de la inversión en acciones aunque el PER (un indicador que se usa para establecer si una compañía esta sobrevalorada) en algunos casos triplicaba lo aconsejable, da igual, leña al mono, que el miedo es para nenazas y fracasados, la bolsa nunca baja, los pisos nunca bajan, tiembla Rockefeller, que hay un nuevo gallo en el corral.

Así les fue, “para dormir o para saltar” preguntaban en los hoteles a los ex millonetis cuando pálidos como filetes de pollo alquilaban las habitaciones de los últimos pisos, así es la vida, como consuelo a los que nos suelen dar en los morros nos queda que aquel histórico día también hubo mucha gente valiosa que se pilló los dedos, Groucho Marx o Winston Churchill, por ejemplo.

Dicen que hay una ley económica no escrita que sostiene que los grandes rascacielos se construyen siempre antes de los crash bursátiles, el Empire State durante el 29, las Torres Petronas antes de la crisis asiática de hace unos añitos, el nuevo World Trade Center tras la bofetada sub-prime, y de ser verdad no hay mas que darse un paseo por la castellana para darse cuenta de lo que nos espera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…