Ir al contenido principal

Hogueras, cuernos y navajazos




El veintiuno de Agosto de 1622, Juan de Tasis y Peralta, Conde de Villamediana paseaba por la Calle Mayor madrileña con su amigo y compañero de correrías el Conde de Haro, despreocupados, los aristócratas le daban a la sinhueso sin otra intención que la de hacer aquello para lo que sin duda Dios les había traído al mundo, es decir, vivir la vida a tutiplén a costa de los sufridos españolitos.

Tan centrados debían andar los condes en su aristocrático oficio que no hicieron demasiado caso al hombre que, con la excusa de dar un mensaje al de Villamediana se acercó al carruaje que les transportaba, y tal recado debía ser para San Pedro, porque en cuanto el desconocido tuvo a tiro al noble, le metió dos palmos de acero toledano “made in Spain” entre pecho y espalda, echando a correr acto seguido calle abajo.

“Esto es hecho” se dice que comentó el herido mientras notaba como la vida se le escurría entre los dedos, y así fue, ya que al poco palmaba antes de que nadie pudiera hacer nada por él, se iba un Conde poeta, cortesano, rejoneador, vividor, amigo de Góngora y enemigo de Quevedo, habitual de timbas y burdeles que no dudó en escribir multitud de sonetos metiendo caña a la pandilla de políticos caraduras que por aquellas épocas (hay cosas que nunca cambian) se dedicaban a choricear a manos llenas las arcas del estado.

Su lengua mordaz le canjeó enemigos acérrimos y su picha brava completó el trabajo, un artista seductor de doncellas y mujeres casadas capaz de engatusar hasta la mismísima Reina, que a pesar de ser mucho mas joven que él y para enojo de Felipe IV, le reía las gracias con los ojos haciéndola chirivitas, se comenta que en una jornada de rejoneo, mientras el Conde hacía cabriolas delante de los toros la monarca comentó “¡Que bien pica el Conde!”, a lo que su regio marido contestó con la mirada sombría “Pica bien, pero pica demasiado alto”.

Nunca encontraron al asesino, entre otras cosas porque no lo buscaron, si bien la mano ejecutora fue la de un mercenario, el encarguito vino desde lo más alto, y es que si después de convertir en Miura al jefe de estado, te paseabas en el siglo XVII por medio Madrid con una capa bordada con el lema “Son mis amores, reales”, estabas pidiendo guerra.

Fue un escándalo, medio país acusó del asesinato a Felipe IV y el otro medio al conde duque de Olivares, no debía andar desencaminado el populacho, ya que al poco de su muerte, para evitar que se convirtiera en una especie de mito, la Santa Inquisición entró en escena rematando la faena y acusando al de Villamediana de sodomita, montando en la plaza Mayor de Madrid cinco lindas hogueras sobre las que tostaron a cinco pobres infelices a los que previamente les habían sacado la confesión a hostias.

Cuernos, navajazos y pecados de tipos poderosos por los que siempre pagan inocentes, no puede haber una historia mas típicamente española.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…