Ir al contenido principal

Gerda y André




Los primeros años treinta de este siglo pasado transformaron París en un lugar lleno de exiliados, los franceses miraban atónitos, (y probablemente algo acojonados) como un demonio con bigote ascendía al poder en las tierras de sus vecinos del norte, mientras oían el ruido de sables proveniente del sur, atrapados en ésa espiral, dos jóvenes de origen judío las pasaban putas para salir adelante, Andre Friedman y Gerta Pohorylle buscaban en la venta de fotos el noble y doble objetivo de no morir de inanición y evitar la deportación, ya que con un trabajo de periodistas no les expulsarían.

Siempre se ha dicho que el hambre agudiza el ingenio, y debe ser verdad por que la pareja, harta de malvender sus fotos a los diarios de la época, decidieron inventarse un personaje, un fotógrafo americano mundialmente conocido que no disponía de tiempo suficiente como para perderlo en la mundanal compra venta periodística, a aquel tipo le dieron el nombre de Robert Taylor y casi el apellido de Frank Capra, el resultado “Robert Capa”, firma con la que comenzaron a mover su propia obra.

Y resultó, tanto que se convirtió en una marca que los diarios franceses comenzaron a reclamar, permitiéndoles ganarse la vida decentemente y embarcarse al poco (como reporteros de guerra) en una aventura con destino al infierno que se había declarado en España.

La fama mundial les llegó en estas tierras, mientras retrataban la miseria del hombre contra el hombre como nadie, fueron responsables de la instantánea más conocida de la guerra, aquella tan famosa en la que un miliciano cae abatido ante la cámara, polémico retrato que tiene casi tantos defensores como detractores, muchos afirman que fue un montaje, aunque ya poco importa, cuando se distanciaron, el se llevó el nombre y la fama, y ella comenzó a firmar con el seudónimo de “Gerda Taro”, pariendo un puñado de fotos impresionantes fruto del poco apego que aquella loca de la cámara parecía tener por su pellejo.

Así mientras volvía de la batalla de Brunete, acompañando en el camino a los republicanos mientras éstos lloraban a sus muertos y se lamían las heridas, dos cazas franquistas aparecieron por el horizonte generando pánico en la columna en retirada y haciendo que el conductor de un tanque se llevara por delante el estribo del coche de general Walter, lugar donde viajaba nuestra intrépida amiga, aplastándola al caer ésta al suelo.

Gerda Taro murió al día siguiente, pasando al lugar donde descansan los mitos, fotógrafa como la copa de un pino, buena parte de su obra está fusionada con la de Capa, siendo casi imposible llegar a separarla de la de ése tipo moreno y delgaducho que es hoy en día el referente de cualquier fotógrafo bélico.

PD: En la foto una miliciana afina su puntería en Barcelona, fotografiada por Gerda Taro

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…