Ir al contenido principal

Cócteles y dictadores




¿Que tendrán los dictadores que siempre les parecen pequeños sus dominios?, ¿que misteriosos y pestilentes procesos gobernarán sus podridas cabezas?, supongo que ése es un tema digno de estudio, alguien, un organismo internacional o una ONG (cerebros sin fronteras, o algo por el estilo) debiera dedicarse a recoger los sesos de los cabrones de la humanidad, cuando palman, bien en la horca, bien masacrados por sus sufridos súbditos o bien en la cama acribillados por tubos y respiradores, debiera ser obligatorio que una cuadrilla de asépticos neurólogos, con su serrucho y su frasco de formol, pudieran coger la masa gris del finado y llevársela bajo el brazo, para estudiarla con calma, a lo mejor así se podría llegar a entender lo incomprensible.

En 1939, Stalin dio buen ejemplo de ello, después de repartirse Polonia junto con su amigo Adolf, (si es que los extremos en el fondo se adoran), se encaprichó de la tierra de los finlandeses decidiendo mandar a 450000 hombres al país vecino para, básicamente, quedarse con todo.

Creían los rusos que aquello iba ser como coser y cantar, pero les salió rana, los finlandeses, y su gran amigo el general invierno, resultaron ser un hueso difícil de roer incluso para los bien aclimatados vecinos del este, con una proporción de uno para tres, plantaron cara sacándoles los colores a los mandos estalinistas, entre los que reinaba una peligrosa mezcla de incompetencia y orgullo.

Fruto de aquel sindios, nació uno de los cócteles mas famosos de la historia, el Molotov, bautizado así por los finlandeses en honor al diplomático ruso Viacheslav Molotov, un cara dura que mientras sus cañones rugían en el ártico, tuvo la poca decencia de declarar al mundo que “el ejército ruso no esta bombardeando Finlandia, tan solo está enviando alimentos”, a lo que los finlandeses respondieron con sorna que “Ya que Molotov pone la comida, nosotros pondremos los cócteles”.

La guerra de invierno le salió cara a Stalin, 127000 muertos nada menos, y aunque al final Finlandia perdió el 10 % de su territorio, el ejército rojo mostró a las claras su debilidad, hasta tal punto que tras el fiasco, Stalin recuperó a buena parte de los oficiales previamente purgados por no ser entusiastas comunistas, e intento modernizar sus medios, demasiado tarde, porque desde el sur unos tipos rubios con los ojos azules y gorras de plato con calaveras miraban y atentamente tomaban nota, decidiendo no esperar a 1945 para invadir la URSS.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…