Ir al contenido principal

Arthur Nebe




Hay una escena, creo que es en “la chaqueta metálica”, en la que un generalote amenaza con meter un puro al protagonista al darse cuenta de que éste lleva en el casco un símbolo de la paz al lado de la frase “Born to Kill”, antes del correctivo le da al soldado la oportunidad de explicar semejante contradicción, y éste ante la necesidad urgente de encontrar una buena excusa, acaba apelando a la dualidad del ser humano.

Todo este rollo es para introducir al tipo mas “dual” de la segunda guerra mundial, un pedazo de cabrón, nazi, antisemita y criminal de guerra al que la historia ahora quiere rehabilitar, Arthur Nebe fue sin duda uno de los jerifaltes del Reich, director de la Kriminalpolizei (Kripo para los amigos), fue un experto criminólogo antes de la guerra que pasó de perseguir asesinos a colaborar activamente con ellos, estuvo destacado nada mas y nada menos que al frente del “Einsatzgruppen B”, entre Junio y Noviembre del cuarenta y uno, campando a sus anchas por la tierra conquistada a los rusos y arrasando con cualquier cosa que oliera a judío.

Aquella panda de psicópatas fueron los responsables de cientos de miles de fusilamientos (hombres mujeres y niños sin distinción alguna) hasta tal punto que tanta crueldad acabó haciendo mella en los propios verdugos, nadie, ni el mas loco, puede disparar contra cientos de personas al día sin acabar sintiendo la necesidad de volarse la tapa de los sesos, los nazis lo sabían y fue precisamente eso lo que llevó a la creación de sistemas de exterminio masivo por gastamiento, para evitar que los chicos rubios se tuvieran que seguir ensuciando las manos.

De hecho uno de los rumores que corren sobre Nebe es que tras estar a punto de palmar borracho un día que se quedó dormido en el coche (con el motor encendido dentro de su garaje), tuvo la triste idea de conectar la salida del tubo de escape de los camiones de transporte al receptáculo donde se hacinaban los condenados, de tal forma que al poco todos los que estuvieran en el remolque murieran por efecto del monóxido de carbono.

Espeluznante, se le atribuyen unas cuarenta y cinco mil muertes, y es aquí donde empieza las dudas sobre este individuo, existen historiadores que ahora afirman que Nebe en realidad usó todo su poder para salvar a la mayor cantidad de gente posible, atribuyéndose ejecuciones que nunca se llevaron a cabo, de tal forma que, a la vez que mataba a muchos (por obligaciones del cargo) salvaba a muchos otros, lo que se llama poner una vela a dios y otra al diablo, de lo poco que está realmente contrastado, es que fue relevado de su cargo por “blando” y que efectivamente fue el “topo” más valioso de la resistencia alemana en el selecto grupo de hijos de perra que formaron la RSHA (oficina de seguridad del Reich).

Al final conspiró contra Hitler, y tras el atentado fallido de Julio del 44 tuvo que poner pies en polvorosa, aunque de poco le sirvió, porque poco tiempo antes de acabar la guerra fue descubierto y trasladado a la prisión de Ploetzensee, donde le colgaron por el pescuezo con una cuerda de piano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…