Ir al contenido principal

Dos tipos raros




1920, el comienzo de una década curiosa, los jóvenes que habían salvado el pescuezo en la primera gran guerra aún se palpaban las ropas dando gracias al cielo por seguir vivos, tras las penurias de las trincheras, muchos llegaron a la sabia conclusión de que la vida pasa en un suspiro, (sobre todo cuando te bombardean con gas mostaza) dedicándose al noble arte del despiporre.

En ése ambiente, mientras unos buscaban pasarlo lo mejor posible, otros lloraban a sus muertos, y algunos otros intentaban por todos lo medios sacar tajada del asunto, mediums, espiritistas y demás fauna, hacían el agosto sacando hasta las entretelas a viudas y huérfanos, utilizando supuestos poderes para-anormales en supuestos contactos con los finados.

Un negocio redondo que acabó uniendo (primero) y separando (después) a dos tipos tan fascinantes como raros, estoy hablando de Sir Artur Conan Doyle y Harry Houdini, que se conocieron a principios de la década en una gira que el escapista hizo por la Gran Bretaña.

Resulta que el mejor mago de toda la historia era escéptico hasta la médula (supongo que por deformación profesional) y sobre todo en la última parte de su vida decidió convertirse en el azote de los predecesores de la bruja Lola, denunciando la poca vergüenza que éstos individuos poseían, llegando a presentarse en sesiones de espiritismo disfrazado y dispuesto a pillar los “trucos” de los timadores.

Eso le llevó a mantener correspondencia con el que por aquel entonces era un de los mayores defensores del espiritismo, el padre de Sherlock Holmes, que ya era famosísimo y estaba total y absolutamente convencido de que el propio Houdini realmente tenía habilidades sobrenaturales.

Aquella visión de asunto sorprendió al mago tanto que incluso se mostró dispuesto a revelar al escritor los trucos de sus proezas, en sesiones privadas, pero fue inútil, mientras fueron amigos y después de que se distanciaran al orondo literato nadie pudo nunca sacarle de sus trece.

Houdini, por su parte llevó su lucha hasta el final, llegando a establecer un acuerdo con su mujer Beatrice, un código secreto que sólo los dos conocían y curiosamente basado en las cartas de Sir Artur, el primero que palmara intentaría comunicarse desde el mas allá con el otro, transmitiendo la clave.

Tras la muerte del ilusionista docenas de parapsicólogos intentaron lograr la clave del asunto, buscando fama y fortuna, diez años después, Beatrice comunicó al mundo que nadie ni siquiera se había acercado y que harta de frikis, abandonaba la búsqueda.

Ése día el ilusionista de ilusionistas, dondequiera que estuviese, seguro que sonrió.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sarah "La louchette"

1840, en algún tugurio perdido de la mano de de Dios, Sarah descansa tras un duro día de trabajo, sentada sobre una vieja y desvencijada silla nota como los años y la sífilis comienzan a roer sus entrañas, duele, como una autómata desarrolla un ritual casi sagrado, con el pulso tembloroso vierte agua fría sobre un terrón de azúcar, observa como se deshace lentamente, arrastrándose hasta el fondo del vaso de absenta, el líquido verde se torna lechoso, apetecible, el primer trago la calma, el dolor desaparece por un momento antes de que el segundo lingotazo traiga de nuevo las convulsiones.

Mira a su alrededor, no le gusta lo que ve pero hay que joderse, no queda otra, una vida perra que la ha envilecido, que la ha hecho arrastrar sus sufridos huesos por la mitad de los prostíbulos de Paris, violenta, primaria, desconfiada, sus ojos torcidos reparan en un espejo, su mirada encuentra bajo dos dedos de mugre el reflejo de un despojo, calva, bizca y huesuda su precio en el mercado de la car…

Las cicatrices de Capone

Al es un tipo listo, sólo que a veces piensa con la polla, cuando Frank Gallucio entra por la puerta del Harvard Inn, sus ojos de gorila se detienen en el nuevo cliente apenas un par de segundos, suficiente tiempo como para catalogarlo dentro de la gran familia de los pringados con suerte, después, su mirada continúa sin disimulo su lento caminar hasta el bello trasero de las dos acompañantes de Frank, dos morenas de piernas eternas que responden a los nombres de Lena y María, Al suspira, silva y resopla, se relame, mira a Frank y piensa que el muy capullo es demasiado afortunado, ellas son demasiado para él, una es suficiente, Al no sabe que Lena es la hermana pequeña de Frank, su ojito derecho, podría llegar a sospecharlo de mantener su raciocinio intacto, pero a cada segundo que pasa, su cerebro va perdiendo funciones en favor de su miembro viril que engrosado, ya ha decidido que esta noche no va a dormir solo. Al mira a Lena, y cuanto más la mira, más se sonroja ella, más incómoda…

Picasso, el nazi y el Guernica

Mientras el pintor intenta concentrarse, el hombre de tez blanquecina camina en círculos por el estudio, husmeando, la luz de la mañana parisina se cuela por el ventanal y dibuja sobre el suelo una sombra alargada, delgada, sutil, que hace crujir la tarima al caminar, que da pasos cortitos y no duda en emitir sonidos de aprobación o desagrado ante las obras allí expuestas, ruiditos que se mezclan con las campanas del Sagrado Corazón, que a pesar de todo siguen repicando.

Pablo fuma, mira de reojo a su visita no invitada, no deseada, mantiene el silencio y respira hondo, sin esfuerzo las alarmas de su sexto sentido pitan casi más alto que las de la basílica cercana, el tipo que tiene enfrente lleva unas palabras invisibles tatuadas en su frente, HIJO DE PUTA, dicen, va vestido de civil, pero sus ademanes lo delatan, su compañía también, dos bulldogs de metro ochenta, levitas de cuero negro y miradas oscuras, repletas de desprecio, inertes, con sendos bultos en sus sobaqueras, con sendas…